A través de su cuadro en la entrada del campamento, una niña cuenta la realidad de Afrin

Busca contar la tragedia de Afrin antes ocupación turca y después a través de su pintura en el campo de Sardam

Cuando entras en el campamento de Sardam, ves un mural recientemente pintado, que explica lo que pasó y está pasando en la ciudad y la historia del olivo que resiste.

Roshan Sino es una niña de 14 años de Afrin, con talento. Roshan dibuja desde que era una niña y su talento es una tradición que obtuvo de sus tíos y tías que estaban familiarizados con el arte del dibujo.

Roshan comenzó a dibujar una pintura en la entrada del campamento de Sardam ubicado en el pueblo de Tel Sosin en el distrito de Al-Shahba hace cinco días, y terminó hoy.

El cuadro es de dos olivos, el de la derecha es fructífero y está lleno de olivas. En cuanto al segundo árbol, es seco y cortado.

Esta pintura realista se refiere a dos eventos en diferentes momentos, el primero se refiere a antes de la ocupación de Afrin, es decir, antes del 18 de marzo de 2018, donde el olivo fue fructífero, y el segundo es después de la ocupación de Afrin, que se corta el olivo.

Además, ves a una mujer que ha abrazado el olivo cortado y ve en sus expresiones faciales dolor y llanto, pero ella permanece unida al árbol, y esto indica que el hombre de Afrin se aferró a su tierra y no acepta abandonarla.

En este contexto, la Agencia Hawar se reunió con Roshan Seenu, que habló sobre su pintura con más detalle: "Esta pintura que dibujé trata sobre la realidad de Afrin, antes de los ataques del ejército de ocupación turco y sus mercenarios, y después de sus ataques".

 

"Mi dibujo es de dos olivos. El primero es un árbol fructífero, lleno de aceitunas y tierno. Este árbol significa y explica las condiciones de la vida antes de la guerra y la llegada de la ocupación turca, pero el segundo árbol ha sido cortado y sus ramas están secas debido a violaciones de los mercenarias contra la naturaleza de Afrin y su gente.  Junto al segundo, hay una mujer que abraza ese árbol cortado y esta es una señal de que la gente de Afrin está conectada con sus árboles y, al mismo tiempo, la gente de Afrin está conectada con su tierra y se aferró a ella".
ANHA


Otras noticias