Abdel Karim Omar: el informe de la Comisión de Investigación de la ONU es insuficiente sin decisiones vinculantes

Abdul Karim Omar destacó que el informe de la Comisión de Investigación de la ONU que documenta las violaciones dentro de las zonas de ocupación turcas y sus mercenarios es importante, pero no es suficiente y necesita decisiones del Consejo de Seguridad o de la Asociación de las Naciones Unidas para procesar a los perpetradores y sus simpatizantes

La Comisión de Investigación de las Naciones Unidas sobre Siria documentó, en un informe detallado, las violaciones cometidas por las partes en el conflicto sirio, se centró en las áreas ocupadas por Turquía y sus mercenarios, y clasificó estas violaciones en el contexto de crímenes de guerra.

El informe incluía documentación detallada de los crímenes de guerra cometidos por el estado turco y los mercenarios del llamado "Ejército Nacional Sirio" tanto en Afrin como en Serekaniye. El informe se adjuntó a imágenes de satélite.

"Debería ser más claro"

En este contexto, el copresidente del Departamento de Relaciones Exteriores de la Administración Autónoma del Norte y Este de Siria, Abdul Karim Omar, describió el informe como "importante y se puede construir".

En una entrevista con la agencia de noticias Hawar, Omar dijo: “El informe emitido por la Comisión de Investigación Independiente sobre Siria sobre las violaciones cometidas y cometidas por el llamado“ Ejército Nacional Sirio”, conocido como grupos radicales islámicos vinculados a Turquía, fue un informe importante e incluyó la documentación de las violaciones de "asesinatos, torturas, secuestros, violaciones, cambios demográficos, adquisición de propiedad civil y extorsión" cometidos por estos grupos terroristas".

En este contexto, continuó Omar, "la posición del comité debería haber sido más clara sobre Turquía, ya que estos grupos están vinculados a él, y en relación con el conocimiento de los oficiales turcos de todas estas violaciones, acciones e investigaciones que se llevaron a cabo contra los detenidos, y los crímenes de guerra que se han cometido hasta la fecha contra civiles, en los que también participó Turquía, mediante el traslado de detenidos a centros de detención en territorio turco.

"Los autores de estas violaciones deben ser procesados".

Omar señaló: "La comunidad internacional, los tribunales internacionales y las autoridades interesadas pueden basarse en este informe que aclara los crímenes de guerra cometidos en las áreas de ocupación turca y sus mercenarios a través de este informe y estos documentos, especialmente los asesinatos que se han cometido, incluido el asesinato del político del Partido del Futuro Siria, Hevrin Khalaf. Los tribunales internacionales pueden intervenir para juzgar a los autores de estas violaciones, que son cometidas por grupos radicales vinculados a Turquía".

Añadió: "El informe también promulga la justicia de transición que puede tener lugar en Siria cuando la crisis siria se resuelva a través de los tribunales que se establecerán más adelante, para responsabilizar a esas partes, que están documentadas con videos, fotos y testigos presenciales.

"No estuvo a la altura de los estándares"

Abdul Karim Omar agregó: "El informe no alcanzó el nivel requerido y no coincidió con las violaciones cometidas contra la gente en las áreas ocupadas por Turquía y sus mercenarios".

Omar enfatizó que las violaciones que ocurren a diario en esas áreas, y el ataque a sitios religiosos y culturales y monumentos históricos registrados en la UNESCO, son todos crímenes de guerra, y era necesaria una decisión de las Naciones Unidas.

"Agendas e intereses internacionales"

Omar atribuyó las razones para no emitir una condena o decisión por parte de Naciones Unidas, el Consejo de Seguridad y la Asamblea General de las Naciones Unidas a agendas e intereses internacionales, diciendo: “Las razones para no tomar este tipo de decisiones se deben a razones que todos sabemos, que son el resultado de agendas e intereses internacionales, por lo que no vemos una posición clara y explícita de las Naciones Unidas y los países afectados por la crisis siria, ya sean los países de la coalición u otras partes regionales e internacionales".

Omar criticó la postura de las organizaciones internacionales con respecto al sufrimiento de las mujeres en los territorios ocupados y dijo: "Los grupos radicales asociados con Turquía cometieron atrocidades contra las mujeres y atacaron a las mujeres en gran medida, y debe haber habido una posición clara de las mujeres internacionales. organizaciones con respecto a estas violaciones y crímenes, pero eso no sucedió".

"El silencio internacional abre el camino a más violaciones".

Omar agregó: "El fracaso de las partes involucradas en la crisis siria y de los organismos internacionales y su incapacidad para limitar estas violaciones contribuye a que se produzcan más y abre el camino a más crímenes y violaciones de los derechos humanos".

En este contexto, Omar dijo: “Si Naciones Unidas, la comunidad internacional y la coalición internacional tuvieran una posición clara, el asunto sería diferente a lo que es ahora, y tuvo impacto y presión sobre Turquía, que ocupa estas áreas. , porque Turquía está practicando a través de estos grupos radicales de manera organizada y sistemática estas violaciones. En estas zonas, que se consideran de mayoría kurda, con el fin de desplazar y desplazar por la fuerza a los kurdos restantes en esas zonas y asentar a otras familias traídas de otras regiones, para lograr un cambio demográfico.

Explicó: "En Afrin, había un porcentaje de la gente yazidi que estaba desplazada, y este es el método sistemático que practica Turquía a través de sus grupos radicales, para lograr sus agendas políticas".

Acciones de la Administración Autonómica

Sobre las medidas tomadas por la Administración Autónoma para limitar estas violaciones y documentarlas a través de la presión sobre la comunidad internacional, Omar dijo: “Desde el inicio de la ocupación turca de estas áreas, tenemos comités para documentar todas las violaciones y se preparan como archivos. , que presentamos a todas las partes interesadas y organizaciones humanitarias y de derechos humanos, ya toda la comunidad. La comunidad internacional y sus gobiernos a través de nuestras representaciones en el exterior, así como a través de visitas al exterior, y también a través de delegaciones que visitan el norte y este de Siria".

Añadió: "Tenemos un comité de abogados y defensores de los derechos humanos en el país y en el extranjero que trabajan en estos archivos para llevarlos ante los órganos de derechos humanos y los tribunales internacionales para juzgar a estos criminales, especialmente a los grupos terroristas, y a Turquía, y siempre trabajamos para presionar la comunidad internacional, especialmente los Estados Unidos de América, la Federación de Rusia u otros países para presionar a Turquía".

Omar hizo un llamado a la comunidad internacional para que asuma sus responsabilidades, diciendo: "Todos estos casos se supone que deben ser resueltos por la Corte Internacional de Justicia, porque estas violaciones son contra los derechos humanos y son inconsistentes con todos los pactos internacionales, y son crímenes de guerra que cuyos autores, planificadores y partidarios deben ser castigados, especialmente Turquía".

Al final de su discurso, el copresidente del Departamento de Relaciones Exteriores de la Administración Autónoma, Abdul Karim Omar, dijo: “Todos los partidos internacionales y regionales deben presionar a Turquía para que detenga las violaciones, así como para que se retire y sus grupos del Territorios sirios, que contribuirán al regreso de los desplazados a sus hogares y regiones”.

ANHA


Otras noticias