Centro feminista de derechos humanos documenta crímenes en Afrin

El Centro de Investigación y Protección de los Derechos de las Mujeres en Siria documentó el asesinato de 66 mujeres en Afrin y el secuestro de más de 149 mujeres a manos de la ocupación turca y sus mercenarios, mientras que el número de heridos alcanzó los 178 casos de lesiones y agresiones.

El estado de ocupación turco lanzó un ataque sorpresa contra el cantón de Afrin el 20 de enero de 2018, que llevó a su ocupación el 18 de marzo del mismo año y, como resultado, las violaciones más horribles contra las personas en general y las mujeres en particular. se cometieron, ya que la ocupación y sus mercenarios cometieron contra mujeres delitos de secuestro, violencia, agresión sexual y asesinato, mientras que el Centro de Investigación y Protección de los Derechos de la Mujer en Siria preparó un archivo que documenta las prácticas de ocupación turca contra las mujeres.

El archivo, que nuestra agencia pudo obtener, arrojó luz sobre las violaciones de la ocupación turca y las circunstancias de la situación en los territorios ocupados, especialmente en Afrin.

Para documentar lo que la gente de Afrin, especialmente las mujeres, sufre a manos de la ocupación turca y sus mercenarios, la introducción al archivo incluyó los eventos que ocurrieron durante los últimos 3 años en los territorios ocupados, y los feroces y agresivos ataques. que estas áreas fueron sometidas por la ocupación turca y sus mercenarios del llamado "Ejército Nacional Sirio", su violación de las leyes internacionales y humanitarias, como los cuatro Acuerdos de Ginebra, y la Convención para la Prevención del Delito de Genocidio aprobada en diciembre 09 de septiembre de 1948, mediante saqueos, saqueos, vandalismo, demolición de viviendas, secuestros, torturas, tratos inhumanos, detenciones arbitrarias y violaciones masivas contra los kurdos en particular y los residentes de la región en general para obligarlos a emigrar y abandonar sus hogares y propiedades bajo la supervisión del estado turco ocupante.

El Centro consideró "todo lo mencionado como claros ejemplos del incumplimiento de Turquía de las leyes, estatutos y normas internacionales, y esto es una flagrante violación de las mismas".

Desplazamiento de un millón de civiles, el 60% de ellos son mujeres

"El número de la población desplazada se ha estimado en alrededor de un millón de civiles, la mayoría de los cuales son kurdos, y el 60% de ellos son mujeres desde el inicio de la ocupación turca y los ataques de sus mercenarios a Afrin y su ocupación, a través del ocupación de Serêkaniyê y Girê Spî hasta la fecha de hoy, además de la pérdida de miles de vidas y las heridas de miles, según el centro.

También documentó el desplazamiento de más de 500 mil indígenas y desplazados de Afrin, como resultado del bombardeo indiscriminado y el uso excesivo de la fuerza en Afrin, que protegió a cientos de miles de personas desplazadas de Alepo y otras áreas sirias que huían de la guerra en su país.

Al mismo tiempo, las propiedades civiles se convirtieron en botines de guerra en beneficio de los mercenarios, el proceso de cambio de las características de las áreas ocupadas comenzó cambiando el nombre de las regiones e instituciones en turco y árabe, y se establecieron consejos locales dirigidos por mercenarios para el estado turco.

Prácticas humillantes y degradantes

El expediente señaló que "el estado turco, como estado ocupante, es responsable de los actos de sabotaje y violaciones cometidas por los mercenarios, y de todo el daño que estos mercenarios causan a los ciudadanos, la ocupación y las condiciones de guerra conducen a la fragmentación de las estructuras sociales que lleva al debilitamiento de las mujeres, marginando su estatus y profundizando la desigualdad que ya padecen, entonces todo esto va acompañado de un incremento de la violencia contra las mujeres dentro de la comunidad, y si no son asesinadas, la el sufrimiento es más severo, como la realización de actos marginales, minuciosos o degradantes que van en detrimento de la dignidad humana que llegan al intercambio de sexo por comida o trabajo por prostitución, por lo que su salud emocional y física se ve afectada y están expuestos a enfermedades ".

66 casos de asesinato

El Observatorio documentó, con pruebas, el asesinato de 66 mujeres en los distritos y aldeas de Afrin a manos de la ocupación turca y sus mercenarios mediante tortura, bombardeos indiscriminados, disparos, asfixia y golpes hasta la muerte, y el secuestro de más de 149 mujeres por la ocupación turca y sus mercenarios, mientras que el número de heridos alcanzó los 178 casos de heridos y agresiones, desde el comienzo de la ocupación de Afrin en 2018 hasta finales de 2020.

En cuanto a los asesinatos no identificados, sobre los cuales el centro no pudo completar la información, incluyeron un caso que ocurrió el 28 de enero de 2018, en el que una mujer anónima perdió la vida como resultado del bombardeo turco del distrito de Janders en Afrin, y ella tenía 55 años.

El 19 de noviembre de 2019, una joven no identificada se perdió en la ciudad de Afrin, donde su cuerpo fue encontrado arrojado al manantial de la aldea Sheikh Abdel Rahman del distrito de Janders en Afrin.

Casos de secuestro y tortura

Según el centro, desde la ocupación de Afrin en 2018 hasta ahora, más de 1.564 civiles han sido objeto de violencia por parte del estado turco y sus mercenarios, y se han documentado más de 149 casos de secuestro de mujeres, el destino de algunos es aún desconocido.

El centro documentó los siguientes casos de mujeres cuyo destino aún se desconoce, y son:

Guleh Suleiman de la aldea de Basuta fue secuestrado por las llamadas Fuerzas del Escudo del Éufrates a principios de 2018.

Haifa al-Jassem del componente árabe fue secuestrada bajo la acusación de que era una ex empleada de la Administración Autónoma, ya que trabajaba como enfermera en el Hospital Avrin.

Khadija Mostafa Berko, de 23 años, fue secuestrada por la gendarmería turca. Amina Hussein en la sexta década fue secuestrada por Faylaq al-Sham. Ayat Ahmed Rashid y Safaa Ibrahim al-Shaar.

El 11 de mayo de 2018, Khadija fue secuestrada por la inteligencia turca en su casa en el vecindario de Ashrafieh en Afrin y llevada a un destino desconocido.

El 19 de mayo de 2018, Hasna al-Eid del componente árabe fue secuestrada por los mercenarios de la ocupación turca del distrito de Janders y llevada a un destino desconocido.

Lonjin Mohamed Khalil y su hermana Rojin Mohamed Khalil fueron secuestrados por los mercenarios de la ocupación turca. Son del pueblo de Dumliya del distrito de Rajo en el cantón de Afrin, acusados ​​de que su hermano es miembro de las Fuerzas Democráticas Sirias.

El 15 de agosto de 2018, Khadija Meskil, 50 años, Jinan Tanah, 26 años, Media Tanah, 20 años, Jihan Tanah, 17 años de la aldea de Heikja fueron secuestrados por la facción de Nur ed-Din al-Zinki de la ocupación turca.

La política Khaleda Suleiman, miembro del Partido Democrático Progresista Kurdo fue secuestrada en la aldea de Berka en el distrito de Mabata por la seguridad política de la ocupación turca y llevada a un destino desconocido, y fue la segunda vez que la política Khaleda Suleiman fue secuestrada.

Sarah Abdullah Mohamed Ali, de 16 años, fue secuestrada por la policía militar de la ocupación turca de la aldea de Ma'raska en Afrin.

El 5 de octubre de 2019, las facciones armadas afiliadas a la ocupación turca secuestraron a varias mujeres de la aldea de Deir Swan en el distrito de Shera de Afrin, y son Wedad Hannan Waqqas, Amira Shehima, Mawlida Abdel Rahman Khalil.

El 14 de noviembre de 2019, un grupo de mujeres fueron secuestradas por el ejército de ocupación turco y sus mercenarios, y son: Khadija Qarah Ali, Amina Qarah Ali, Fadila Mohamed, Fadila Sido, Heyat Qarah Ali.

El 7 de febrero de 2020, Arin Deleh Hassen, de 21 años, del pueblo de Kimar del distrito de Sherawa, fue secuestrado por la facción al-Hamza, es decir, por un grupo del comandante militar llamado "Abo Shaher" en la prisión de la División de al-Hamza y ahora está bajo la custodia de la Policía Militar.

El 12 de mayo de 2020, uno de los mercenarios de Faylaq al-Sham secuestró a Hevin Hassen Debso, de 17 años, de la aldea de Jalameh en el distrito de Janders, para casarla por la fuerza.

Valentina Arslan Mostafa, de 22 años, fue secuestrada por los mercenarios sirios de la ocupación turca en la aldea de Darwish del distrito de Shera en Afrin. La familia de Valentina dijo que después de un año, ella habló con ellos y les dijo que estaba en la ciudad de Kafr Nbul, en la gobernación de Idlib, luego le cortaron la noticia y su destino aún se desconoce hasta ahora.

El 29 de mayo de 2020, estallaron violentos enfrentamientos entre los mercenarios de al-Hamzat y Ahrar al-Sham en Afrin y, como resultado, varias mujeres, entre ellas mujeres kurdas que habían sido secuestradas durante mucho tiempo, fueron encontradas desnudas y encadenados en la prisión de al-Hamzat, y el video que circuló en las redes sociales muestra que once mujeres y un niño de un año están detenidos en secreto, algunas de las mujeres fueron secuestradas a principios de 2018 después de la invasión turca.

Si bien el número de heridos documentados por el centro llegó a 178 como consecuencia del bombardeo indiscriminado de Afrin y sus aldeas, entre ellos Zeinab Abdo Mesto, en la séptima década, sufrió una fractura en el pie derecho así como contusiones en la espalda como resultado de su intento de evitar que mercenarios de la ocupación turca robaran su casa en Afrin el 8 de junio de 2018.

Presiones sobre las mujeres en los territorios ocupados

En este sentido, Attia Youssef habló con nuestra agencia administrativa en el Centro de Investigación y Protección de los Derechos de la Mujer en Siria, y dijo: "Además de las presiones a las que las mujeres que defienden sus derechos están sometidas por el Partido de la Justicia y el Desarrollo de Turquía en Turquía y Bakur Kurdistán, las presiones de la ocupación turca continúan sobre las mujeres en las áreas ocupadas en Siria ".

Attia Youssef indicó que su centro ha documentado muchos casos cometidos por la ocupación turca y sus mercenarios contra mujeres en Afrin, y señaló que no pudieron documentar todas las violaciones cometidas allí porque muchas mujeres se abstuvieron de hablar sobre la violación a la que fueron sometidas.

Al final de su discurso, la Administradora del Centro de Investigación y Protección de los Derechos de la Mujer en Siria, Attia Youssef, afirmó que el expediente se había enviado a todas las partes interesadas en relación con los derechos de la mujer y los derechos humanos, y exigió un enjuiciamiento internacional de violaciones y crímenes de guerra cometidos por Turquía en el noreste de Siria.

ANHA​​​​​​


Otras noticias