"La situación de Afrin va de mal a peor"

A pesar de su edad, fue secuestrada y sometida a diferentes tipos de tortura e insultos más horribles durante 26 días en las cárceles de mercenarios en el cantón de Afrin, y fue liberada después de pagar un rescate.

Después de ocupar Afrin, el ejército de ocupación y sus mercenarios intensificaron sus crímenes contra civiles y hostigaron a los pueblos indígenas restantes para desplazarlos y reasentar a la población no indígena en un paso para cambiar la demografía de la región.

La ocupación turca tiene como objetivo, siguiendo la política de cambio demográfico, cambiar los nombres de las aldeas y puntos de referencia para anexar Afrin a Turquía, además de convertir los lugares de culto y de educación en sedes y prisiones para torturar a los civiles.

Las violaciones de la ocupación turca y sus mercenarios contra la población indígena obligaron a un gran número de ellos a abandonar sus hogares, ir a las áreas de al-Shahba, y el ciudadano (MA) tiene una historia que no difiere de las historias de quienes Dejó Afrin.

La ciudadana (MA), de 50 años, fue secuestrada de su casa en la ciudad de Afrin por la policía militar en junio de 2019, y fue llevada a la sucursal policial en la antigua escuela de comercio, que fue convertida en una sede para torturar y matar. los civiles

La sorprendió el encarcelamiento de su hija y nieta.

(M.A) estaba sorprendida por la presencia de su hija de 27 años (A.A) y su nieta de tres años, que también fue secuestrada. (M.A) permaneció en una rama de la llamada policía militar durante casi veinte días, sometido a varios tipos de tortura por todos los métodos brutales acusados ​​de trabajar como miembro en la comuna del barrio antes de la ocupación de la ciudad.

(MA) dice que "los mercenarios Abo Haydar, Abo Arab, Abo Sayer y Abo Ziyad también investigaron a mujeres y hombres. Fui interrogado durante varias horas sobre mi trabajo con la Administración Autónoma y mi papel en la comuna del vecindario, y siempre Respondí que no tenía nada que ver con ellos, pero solía ser golpeado por el detector con los cañones sanitarios.

(MA) agrega: "Me quedé 20 días dentro de la celda como si fuera veinte años. Fui sometido a todo tipo de tortura con mangueras de agua y electricidad, sin mencionar las palabras inmorales que empeoraron mi condición psicológica y física. En veinte días, Perdí 19 kilogramos de peso por tortura".

Ella señaló: "La tortura comenzó desde las doce en punto, la medianoche hasta las cuatro de la mañana, no podíamos dormir por los gritos de niños y mujeres torturados. Estaban torturando a los secuestradores con los palos que llamaban" Akhdar al -Ibrahimi", colgándolos en el medio de la habitación y golpeándolos con una descarga eléctrica".

(MA) confirmó que los mercenarios han establecido varias cárceles en las que practican violaciones contra las mujeres, a saber (prisión de Maarateh, prisión de la escuela de comercio, y entre las más prisiones en las que practican violaciones contra civiles, especialmente las mujeres es la prisión de Kawa Square, donde el los secuestradores son violados y se les prohíbe y narcóticos).

Las comidas grasas son un impuesto para las familias en Afrin

Con respecto a la situación de las personas en el cantón de Afrin, (M.A) dijo que la situación de las personas en Afrin es de mal en peor porque la gente no puede preparar alimentos algo caros por temor a imponerles impuestos.

Señaló que "la ocupación y sus mercenarios continuamente roban cables eléctricos e imponen impuestos a las personas para restaurar los cables, ya que les imponen la moneda turca y el dólar estadounidense, los hospitales distribuyen medicamentos en libras turcas, así como imponen turcos tarjetas de identidad de ciudadanos".

Después de 26 días de tortura, ella salió por un rescate

(M.A) logró salir de las cárceles de ocupación turcas pagando un rescate financiero de ($ 1,000 US) después de 26 días.

Ella y su familia no encontraron más que huir, después de que los mercenarios robaron su casa y $ 5 mil, y se dirigieron hacia el cantón al-Shahba, el lugar más seguro y estable.

(M.A) y su familia pudieron llegar al cantón al-Shahba hace aproximadamente una semana, y padecen una mala salud.

ANHA


Otras noticias