Las organizaciones internacionales interesadas en los derechos humanos y del niño determinan su posición sobre las violaciones turcas

La Unión de Mujeres Jóvenes hizo un llamado a las organizaciones e instituciones internacionales que se ocupan de los derechos humanos y del niño para que rompan su silencio y definan su posición sobre las violaciones cometidas por la ocupación turca contra los pueblos de la región, comenzando por el proceso de ocupación y terminando con actos inhumanos  como asesinatos, secuestros y torturas.

En denuncia de las repetidas y continuas violaciones de la ocupación turca contra los niños y las mujeres de Afrin, la Unión de Mujeres Jóvenes organizó una sentada frente a la sede del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados en Qamishlo.

Los participantes en la sentada portaban pancartas que decían "No a la violencia practicada contra mujeres y niños en Afrin". Durante la sentada, la miembro Haboun Khalaf leyó una declaración en nombre de la Unión de Mujeres Juveniles.

 A través de él, expliqué que la ocupación turca está tratando de diversas formas y medios de quebrar la voluntad de los pueblos que reclaman libertad, democracia e igualdad, y por eso intensificó sus ataques y violaciones contra ellos, especialmente los derechos de las mujeres y niños.

La Unión de Mujeres Jóvenes llamó la atención a través del comunicado sobre el videoclip que circula en las plataformas de redes sociales de un bebé golpeado por un elemento mercenario para chantajear a su familia, y el comunicado señaló que estas prácticas son contrarias a todos los valores y principios humanos y morales.

A través del comunicado, la Unión de Mujeres Jóvenes hizo un llamado a las organizaciones e instituciones internacionales interesadas en los derechos humanos y del niño a romper su silencio y definir su posición sobre las violaciones cometidas por la ocupación turca contra los pueblos de la región, comenzando por el proceso de ocupación y terminando con prácticas inhumanas como asesinatos, secuestros y torturas.

La declaración fue entregada por la Unión de Mujeres Jóvenes al Alto Comisionado de las Naciones Unidas.

ANHA


Otras noticias