Plan para expulsar a los yazidis de sus tierras históricas

Pir Haydar Yazidkhani - Miembro del Buró Político del Partido Libertad y Democracia Yazidi

Siete años después del genocidio cometido por mercenarios de ISIS contra los yazidis en agosto de 2014, que llevó al secuestro de más de 6.400 yazidis, solo la mitad de ellos pudieron huir o sobrevivir, mientras que el destino de los demás sigue siendo desconocido hasta el momento. A pesar de la derrota geográfica del califato de ISIS, cuyos brutales ataques provocaron el desplazamiento de casi 100.000 yazidíes al extranjero y a la región del Kurdistán, el gobierno de la región, que está gobernado por el Partido Democrático del Kurdistán, está trabajando de diversas formas para obstruir el regreso de los yazidíes desplazados. a Şengal, después de su liberación hace casi seis años.

El gobierno mantiene a los desplazados y los obliga a permanecer en sus campos de desplazados, y no les permite regresar excepto con el regreso de la administración y las fuerzas de Peshmerga a Şengal, donde los utiliza como tarjeta de presión contra Bagdad y las organizaciones de derechos humanos para lograr sus objetivos, por un lado, y explotar a los desplazados, por otro.

Por otro lado, el Kurdistán Democrático cree que el regreso de los yazidi desplazados a sus áreas conducirá a la pérdida de un gran número de votantes registrados en los registros como sus simpatizantes, y esto por supuesto es lo que está sucediendo, sin el conocimiento de los desplazados y la idea de su apoyo al partido.

Lo peor de lo que se puede hablar es que lo que está haciendo el demócrata kurdo está en la categoría de continuar el genocidio contra los yazidis, así que si quieres despojar a cualquier pueblo o cualquier componente de su cultura y hacerles olvidar su larga historia, debes mantenerlos alejados de su tierra histórica, y Şengal es conocido como el centro de gravedad de la religión yazidi en el mundo, y si los yazidis la pierden, perderán una parte significativa de su arraigada cultura y legado religioso.

Dentro de este escenario, los campamentos de desplazados son testigos de casos diarios de quema masiva de carpas, y la pérdida de vidas de los desplazados como consecuencia de ello, y el último incidente fue el incendio de las carpas en el campamento de Perseviezakho, ocurrido este mes, como como resultado se quemó un grupo de carpas y una familia de 4 miembros; un padre y sus tres hijos murieron. Además, se presencian decenas de suicidios en los campamentos, como resultado del deterioro del estado psicológico y de salud de los desplazados.

Las personas desplazadas viven en condiciones duras y trágicas en los campos de la gobernación de Duhok y la provincia de Zakho, estos campos carecen de los servicios más básicos para vivir, mientras que los canales afiliados al Partido Democrático del Kurdistán (PDK) promueven sistemáticamente noticias falsas sobre la situación de seguridad en Şengal, con el objetivo de sembrar el terror y el miedo entre los desplazados para mantenerlos en campamentos, para que pueda utilizarlos para otros fines, como elecciones.

Los yazidíes permanecen atrapados entre el Partido Democrático del Kurdistán y el gobierno central, y pagan el precio de las políticas sucias que se están tramando contra ellos, incluido el último acuerdo celebrado el 9 de octubre de 2020 entre Hewlêr y Bagdad, que estipulaba que los niveles administrativos, de seguridad y de servicio en Şengal sean gestionados conjuntamente entre las dos partes y la ausencia de voluntad del pueblo Şengal, que fue abandonado por los dos gobiernos y se volvió vulnerable a la brutalidad de ISIS que cometió los crímenes más atroces contra ellos.

Obligar a los desplazados a permanecer en los campos indica la continuación del genocidio cometido por mercenarios de ISIS contra ellos en 2014, especialmente desde que Şengal fue objeto de una clara y explícita amenaza por parte del presidente turco Recep Tayyip Erdogan, quien amenazó el 22 de enero con lanzar un ataque directo a Şengal y lo ocupa.

Esta no fue la única amenaza, ya que los aviones de guerra turcos atacaron más de una vez, desde la liberación de Şengal, sitios en la provincia que crearon un estado de inestabilidad para los residentes allí, especialmente porque Turquía atacó principalmente a los líderes de las Unidades de Resistencia de Şengal, y figuras prominentes dentro del país. La comunidad yazidi como Mam Zaki Shankali, por lo tanto, quería eliminar a la élite yazidi y mantenerla alejada de la situación yazidi, para trabajar en la finalización de sus políticas contra ellos.

Por lo tanto, al crear un estado de interconexión entre lo ocurrido en 2014 y las amenazas turcas, e impedir el regreso de los desplazados por el Kurdistán Democrático y obstruirlo, el observador de la situación en Şengal y la situación de los yazidíes en general llega a la la gravedad de la amenaza que representa la presencia yazidi en Şengal y los planes que se están haciendo para sacarlos de su tierra.

ANHAS