Tres años y los crímenes turcos continúan en Afrin. Rusia apoya su repetición en otras áreas

Desde el primer día de los ataques turcos a Afrin en enero de 2018, con luz verde rusa, hasta hoy, Turquía continúa cometiendo crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad en ella, y hoy Rusia está presionando a Turquía para que ocupe nuevas partes de la geografía siria y repita estos crímenes para mantener al gobierno de Damasco en el poder

En el aniversario de los ataques a Afrin, los crímenes de Turquía continúan y Rusia los apoya para su repetición en otras zonas

El 20 de enero marca el tercer aniversario de los ataques de la ocupación turca contra el cantón de Afrin. En este expediente, abordaremos los acuerdos concluidos entre las partes entrometidas en los asuntos sirios que llevaron a la ocupación de Afrin y los crímenes cometidos por Turquía durante los ataques y los crímenes posteriores a la ocupación en términos de cambio demográfico y los procesos de reasentamiento que tuvieron lugar en ella, así como la resistencia mostrada por las personas desplazadas por la fuerza de Afrin. 

Afrin y la crisis siria

Afrin se encuentra en el extremo noroeste de Siria, y limita al oeste con Iskenderun y el río Negro, al norte con el ferrocarril en la plaza Akbes, al este con la llanura de Azaz y al sur con el monte Semaan.

Durante la crisis siria que comenzó en la primavera de 2011, la mayoría de las ciudades y regiones sirias fueron devastadas por la guerra por el poder entre el gobierno y quienes se autodenominaban la oposición.

Pero las regiones de Rojava, incluido Afrin, mantuvieron su seguridad gracias a la adopción de la tercera línea, y se convirtieron en un refugio seguro para cientos de miles de personas que huyeron de la guerra en curso, especialmente de la ciudad de Alepo y su campo, por lo que Afrin se convirtió en un enorme centro humano después de ser marginado como resultado de las políticas del gobierno de Damasco hacia las áreas de Rojava durante las cuatro décadas de gobierno Baaz.

Afrin acogió a 500 mil personas, de Afrin, que regresaron a él después del estallido de la guerra en la ciudad de Alepo, además de la afluencia de personas desplazadas desde el interior de Siria.

Desde el comienzo de la crisis siria, los ataques de los grupos mercenarios respaldados por Turquía contra Afrin no se han detenido, ya que la provincia ha sido atacada desde 2012, además de estar asediada por grupos mercenarios, especialmente ISIS, Jabhat al-Nusra, Ahrar al-Sham y otras facciones que se hicieron llamar los sultanes otomanos.

Los ataques de los grupos mercenarios turcos en Afrin aumentaron con el anuncio de su autoadministración el 29 de enero de 2014. A cambio, Turquía comenzó a construir un muro de separación en la frontera artificial entre Rojava y Bakur Kurdistán.

Durante la construcción de este muro, Turquía ocupó partes de las tierras fronterizas colocando los bloques de hormigón dentro de las tierras de los ciudadanos y robándolos, y comenzó a movilizar fuerzas a lo largo de las fronteras.

Acuerdo turco-ruso

La guerra por el poder entre el gobierno y quienes se autodenominaban la oposición y que tenían su sede en Turquía, abrió la puerta a la injerencia extranjera y las múltiples ocupaciones de Siria con el pretexto de proteger aliados.  La intervención rusa a finales de septiembre de 2015 golpeó los planes turcos de ocupar todo el norte de Siria de oeste a este y anexarlo a Turquía, que publicaba constantemente el mapa de Turquía de acuerdo con la Carta Milli que incluye partes de Siria e Irak.

Esta intervención rusa obligó a Turquía a cambiar sus objetivos en Siria de "derrocar al régimen" a eliminar la presencia kurda en Siria.  Por ello, comenzó a aliarse con él a principios de 2017 en los denominados Acuerdos de Astana, y también se unió Irán.  Las tres partes fueron beneficiarias del acuerdo.  Rusia e Irán se beneficiaron de la retirada de Turquía de sus mercenarios de las distintas regiones sirias y del restablecimiento del control gubernamental sobre esas zonas, mientras que Turquía quiso beneficiarse de ello en la eliminación de los kurdos y el proyecto democrático que los kurdos desarrollaron con el resto de pueblos de la región representados por la Administración Autónoma.

En mayo de 2017, Rusia, Turquía e Irán acordaron en el Acuerdo de Astana establecer las llamadas zonas de desescalada que incluyen Idlib y partes de Alepo, Latakia y Homs, para que las fuerzas gubernamentales aislaran a los grupos mercenarios apoyados por Turquía y los eliminaran uno por uno, y Rusia y Turquía comenzaron a concluir acuerdos sobre  Esta base.

Entre los acuerdos concluidos por las partes rusa y turca se encuentra el acuerdo "Damascus Ghouta a cambio de Afrin".  Sobre esta base, los grupos mercenarios del este de Guta fueron trasladados a Idlib y los residentes de Guta fueron sacrificados.  A cambio, Turquía recibió luz verde de Rusia al ocupar Afrin.

El ministro de Defensa turco, Hulusi Akar, y el jefe de inteligencia, Hakan Fidan, se reunieron con el jefe de personal ruso, Valery Gerasmov, y el ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, en la capital rusa, Moscú, el 18 de enero de 2018, dos días antes de los ataques a Afrin.

Turquía pidió a Rusia que apague los sistemas de defensa aérea S-400 desplegados en las bases "Hmeimim" y "Lattakia", para permitir que sus aviones de combate sobrevolen Afrin.

Como resultado de este acuerdo, Rusia retiró sus fuerzas de la región de Afrin y se dirigió a Tal Rifaat el 20 de enero, el día de los ataques, abriendo así el camino para que Turquía lanzara un ataque aéreo y terrestre, luego de movilizar a más de 25 mil mercenarios y miles de sus soldados a lo largo de la frontera con Afrin.

Afrin y Kirkuk

Los ataques a Afrin ocurrieron como resultado de un acuerdo entre Rusia y Turquía, pero se inscribieron en el marco de un plan integral dirigido al pueblo kurdo en sus áreas históricas de existencia.  Los cambios ocurridos en la región y el papel del Movimiento por la Libertad del Kurdistán al mostrar los hechos que el régimen capitalista había ocultado a la gente de la región y los había engañado con ellos, revelaron durante la guerra contra ISIS muchos conceptos erróneos que se implantaron en la mente de los residentes de la región.  Este movimiento jugó un papel fundamental para librar a los pueblos de la región de ISIS, que es apoyado por el sistema capitalista.  De Kirkuk a Hawler, a Makhmour y Shankal, a Siria y la guerra contra ISIS en ella.

Los observadores políticos vincularon lo que sucedió en Afrin con lo que sucedió en Kirkuk y la complicidad del Partido Democrático del Kurdistán con los estados nacionales que ocupan Kurdistán.  Este partido insistió en realizar un referéndum por la independencia de la región del Kurdistán de Irak a pesar de la falta de condiciones y terreno adecuados y a pesar de las advertencias kurdas sobre este paso y el rechazo de las potencias regionales e internacionales al mismo.  Por lo tanto, este partido abrió el camino para que las fuerzas que ocupan Kurdistán vuelvan a controlar las regiones kurdas.

Es por eso que los ataques del 16 de octubre de 2017, por parte de las fuerzas iraquíes y las Fuerzas de Movilización Popular, que se sabe tienen grupos de ellos recibiendo apoyo iraní, contra Kirkuk y lo controlan nuevamente para evitar que la idea de la libertad se extienda entre los pueblos de la región.

En este contexto, el jefe de la rama del Partido del Futuro Siria en al-Shahba y Afrin, Muhammad Rashid, dice: “Hay un denominador común tanto en Kirkuk como en Afrin.  "El vaciamiento sistemático de sus habitantes originales y los planes políticos de los actores para cambiar las percepciones reales".

Una escena que no ha sucedido desde la Segunda Guerra Mundial

A las 16.22 horas del sábado 20 de enero de 2018, el cielo del cantón de Afrin se convirtió en una pista en la que corren aviones de guerra turcos, ya que el estado de ocupación turco comenzó sus ataques contra Afrin con un ataque aéreo en el que se utilizaron 72 aviones dirigidos a un área que no excede los 3850 km2 en Mashhad. 

Masacres y crímenes de guerra

Desde el primer día de sus ataques, Turquía ha cometido masacres contra civiles bombardeando pueblos y vecindarios.  El primer día, se cometió una masacre en la aldea de Gilabra en el distrito de Sherawa, en la que murieron 9 civiles y otros 12 resultaron heridos.  El 26 de enero se cometió una masacre en el centro del distrito de Mobata, en la que murieron 7 personas.

Además, se cometió una masacre contra la población de la aldea de Kobleh en el distrito de Sherawa, que provocó la muerte de 18 civiles y heridas a otros 7, 4 de ellos de una familia.  También se cometió una masacre en la aldea de Shakata en el distrito chiita, como resultado de la cual murieron 5 civiles.

La aldea de Yalanguz, que está afiliada al distrito de Janders, no se libró de las masacres, ya que 5 civiles murieron como resultado de las redadas llevadas a cabo por aviones del ejército de ocupación turco en la mañana del 26 de febrero, seguidas de otra masacre contra 13 civiles en el centro del distrito de Janders.

Entre las masacres también se incluyó la muerte de 7 civiles, incluidos 4 niños, y las heridas de otros 17 en el centro de la ciudad de Afrin, además de la muerte de 20 civiles en el barrio Mahmoudiya de Afrin durante la intensificación del bombardeo.

Incluso los hospitales no se salvaron de los crímenes turcos, ya que las fuerzas aéreas de ocupación atacaron el Hospital Avrin el 16 de marzo, lo que provocó la muerte de más de 16 civiles, incluidos niños, que estaban recibiendo tratamiento allí.

Según la Autoridad Sanitaria del cantón de Afrin, el número de mártires civiles durante los 58 días de los ataques turcos llegó a 257 civiles, incluidos 45 niños, 36 mujeres y 176 hombres.  Además, 742 civiles resultaron heridos, incluidos 113 niños, 113 mujeres y 516 hombres.

Destrucción de todo

El ejército de ocupación turco apuntó a todo durante sus ataques, en violación de las leyes internacionales.  Los dos centros de la Media Luna Roja Kurda en Jandris y Rajo fueron bombardeados y quedaron fuera de servicio.

También tuvo como objetivo la mezquita Salah al-Din al-Ayyubi en el centro del distrito de Jandrees, que fue construida en 1961 d.C. y es una de las mezquitas más antiguas del cantón de Afrin, y la mezquita de la ciudad de Jalma perteneciente a Janders, que fue construida en 1958, además del bombardeo del santuario del mártir Sido en la ciudad de Kafr Safra en Janders.

El ejército de ocupación también apuntó a las fuentes de agua, "la presa de Maidanaki, que suministró agua potable a la gente de Afrin, la bomba de agua potable en la aldea de Matina en el distrito de Shara, el manantial de la ciudad de Jalameh y la bomba de agua en la ciudad de Kafr Safra en Janders".

Durante los ataques, Turquía destruyó completamente 68 escuelas de 318 escuelas en Afrin, además de atacar sitios arqueológicos, y destruyó el sitio arqueológico de Tel Ain Dara el 28 de enero.  Además, el histórico estadio del Profeta Hori fue completamente destruido.  El número de sitios arqueológicos destruidos por Turquía llegó a 3 sitios en la lista de la UNESCO, además de santuarios para la comunidad yazidi y otro para la comunidad alauita, así como antiguas iglesias para cristianos, santuarios y antiguas mezquitas para musulmanes en Afrin y su campo.

Turquía continuó con sus crímenes contra los sitios arqueológicos después de la ocupación, y según la Dirección de Antigüedades de Afrin, hay alrededor de 75 colinas arqueológicas en la región de Afrin, y la ocupación turca y sus mercenarios destruyeron la mayoría de estos sitios como resultado de la excavación de antigüedades y su contrabando a Turquía.

Según las estadísticas de la dirección, más de 28 sitios arqueológicos y almacenes y más de 15 santuarios religiosos de diferentes sectas y religiones fueron destruidos y destruidos, además de la demolición de muchas tumbas y la conversión de una de ellas en un mercado de ganado.

Resistencia popular

Desde la primera hora en que Turquía lanzó sus ataques contra Afrin, la gente de Afrin se organizó de inmediato para enfrentar los ataques, y todos participaron en la resistencia sin excepción, por lo que esta resistencia se denominó la "Resistencia de la época".

La gente no abandonó sus aldeas en la línea del frente y cada uno de ellos participó de acuerdo con su capacidad para hacer frente a los ataques de la ocupación.

Con el anuncio de la movilización general en el norte y el este de Siria, y la intensificación de los ataques, cientos de miles de personas en el norte de Siria acudieron al cantón de Afrin para apoyar a las fuerzas militares y al pueblo en la protección de la provincia, y para mostrar una posición que rechaza los ataques y acuerdos entre Rusia y Turquía a expensas del pueblo sirio.

Cientos de residentes del barrio Sheikh Maqsoud en la ciudad de Alepo también acudieron en masa a Afrin, junto con delegaciones de Başr Kurdistan, incluidas organizaciones políticas, sociales y religiosas.

Durante una de sus declaraciones durante la resistencia en Afrin, Hassan Cougar, miembro del cuerpo ejecutivo del Movimiento de la Sociedad Democrática, dijo: "Turquía recibió luz verde de Rusia, que es socio de Turquía para tratar de dividir las tierras de Siria, lo que no aceptamos".

Añadiendo: "Nosotros, como proyecto democrático, no buscamos dividir ninguna de las tierras de Siria, sino que buscamos crear una sociedad unificada dentro de una Siria democrática", y es por eso que Afrin está bajo ataque.

Estaciones de lucha

La resistencia de Afrin estuvo llena de estaciones épicas y luchas.  En muchas de las colinas en las que se desarrollaron las batallas, la ocupación turca recurrió al uso de decenas de aviones para destruir esas colinas con el fin de poder ocupar un punto como la colina de "Qastal Jendu, Sheikh Khoreza, Hammam y Kafri Kar".

En una de las epopeyas del campeonato, la luchadora de las unidades antiterroristas, Avista Khabur, se dirigió hacia los tanques de la ocupación turca y llevó a cabo una operación de comando, mientras ella se volaba, y logró dañar un tanque y matar a sus ocupantes, en la aldea de Hamam en Janders el 27 de enero.

En una escena que no se repetirá, la combatiente, Barin Kobani, con su arma individual, luchó contra el ejército de ocupación y sus mercenarios, y no abandonó su punto en el poblado de Qorna en el distrito de Bulbul hasta la última bala para ser martirizada a principios de febrero, y como resultado del odio del ejército de ocupación, el cuerpo de la combatiente fue representado en un crimen que afectó a la humanidad.

En cuanto al combatiente Aylan Kobane, 22 de sus camaradas fueron liberados del asedio en el centro del distrito de Janders cuando el combatiente Aylan se inmoló dentro de las filas del ejército de ocupación y mató a varios de ellos el 8 de marzo.

El líder de las Unidades de Protección Popular (YPG), Karker Irish, se negó a abandonar Afrin y resistió con sus armas la tecnología avanzada del enemigo, y fue martirizado el 18 de marzo tras ser atacado por aviones.

Y muchos otros, muchas docenas de combatientes y civiles que escribieron las epopeyas más maravillosas de heroísmo popular, sacrificio y redención para defender y proteger a Afrin.

La segunda etapa de "Resistencia a la Era"

La gente de Afrin siempre ha sido conocida por su resistencia, así como resistieron 58 días bajo bárbaros bombardeos, por lo que los aviones y tanques turcos no perdieron su determinación, incluso si perdieron la geografía, y registraron en la historia en letras doradas cómo lucharon contra la segunda fuerza más grande de la OTAN durante un período de 58 días utilizando armas individuales.  Turquía no habría ocupado Afrin sin el apoyo que recibió de los países de la OTAN, especialmente los aviones estadounidenses y los tanques alemanes.

Los ataques de la ocupación turca a Afrin le han demostrado al mundo entero que las organizaciones internacionales, lideradas por las Naciones Unidas, no son más que una organización que sirve a las agendas de las grandes potencias.  Las grandes potencias que afirman proteger los derechos humanos han permanecido en silencio y todavía enfrentan los crímenes de guerra y los crímenes de lesa humanidad que han cometido y que todavía están cometiendo Turquía contra el pueblo de Afrin.

Como resultado de la colusión internacional con Turquía, la Administración Autónoma Democrática en Afrin se vio obligada a tomar la dolorosa decisión y exigir que la gente abandonara Afrin para protegerlos de las masacres, el 18 de marzo de 2018. La gente se dirigió hacia el cantón de al-Shahba.

Para permanecer cerca de Afrin y confirmar la continuación de su resistencia

La gente de Afrin, con sus kurdos y árabes, que se dirigen a al-Shahba cerca de Afrin, es un mensaje de la gente de Afrin para confirmar que su resistencia contra el ocupante aún continúa, por lo que lanzaron la segunda fase de la Resistencia de la Era.

La gente de Afrin ha estado resistiendo durante tres años en al-Shahba, a pesar del hecho de que la zona está siendo bombardeada a diario por la ocupación turca, que busca intimidar a la gente y obligarla a abandonar esta zona también, y a pesar del asedio impuesto por el gobierno de Damasco y les impide tener alimentos, medicinas y combustible.

A pesar de la gran cantidad de pruebas de que Turquía ha cometido masacres, crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad, el silencio internacional continúa.

Afrin y tres años de ocupación

Después del trato sucio entre Rusia y Turquía, y la ocupación de Afrin, esta ciudad segura se convirtió en un infierno para los residentes que permanecieron en ella.

Según lo documentado por la Organización de Derechos Humanos - Afrin, durante los tres años de ocupación de la ciudad, cerca de 400 mil colonos fueron reasentados en todas las aldeas y suburbios de Afrin, y la mayoría de ellos eran mercenarios que luchaban por Turquía y estos últimos los trajeron con sus familias de varias regiones sirias en base a acuerdos concluidos con Rusia.  Para cambiar la demografía siria.

El proceso de cambio demográfico acompañado de procesos de turquificación.  Se cambiaron los nombres de las plazas principales en el centro de Afrin, como Azadi Square (Freedom) a Ataturk Square y Newroz Roundabout a Salah al-Din, de la National Roundabout a March 18 Roundabout, y Kawa al-Haddad Roundabout a Olive Branch Roundabout, y en el marco de cambiar los nombres de las aldeas, la ocupación turca de Qastal Miq cambió el nombre de Miqdad.  A Selcuk Obasi, y la aldea de Kotana a Zafer Obasi, y Karzila a Jafar Obasi.

Se acompañó de cambiar los nombres de lugares estratégicos y kurdos por nombres otomanos, colocar la bandera turca y las imágenes de Erdogan en todas partes y en los carteles de cada pueblo, distrito y centro de la ciudad, así como imponer el idioma turco en las escuelas y colocar la bandera turca en la ropa de los estudiantes.

Crímenes

Los crímenes turcos contra los habitantes originales de Afrin no se detuvieron después de su ocupación, y la Organización de Derechos Humanos-Afrin documentó el secuestro de más de 7.343 civiles durante los tres años de ocupación, y confirmó que el destino de más de la mitad de ellos aún se desconoce, y señaló que la mayoría de los secuestrados son kurdos.

También documentó 70 casos de asesinato, incluidos cinco suicidios de mujeres y 68 casos de violación.  La organización también documentó los asesinatos cometidos contra civiles, ya que más de 604 civiles murieron, incluidos 82 civiles que murieron bajo tortura.

Los crímenes turcos no se limitaron a matar personas, sino que también se atacaron la naturaleza. Durante los tres años de ocupación, más de 314.400 olivos y otros árboles forestales fueron talados para comerciar con su leña, y más de 11 mil olivos y varios árboles forestales fueron quemados, y más de un tercio del área fue incendiada.  Dedicado a la agricultura, que se estima en más de 11 mil hectáreas.

La liberación de Afrin es una prioridad

La liberación de Afrin de la ocupación turca sigue siendo una de las prioridades de las SDF y un archivo importante que el Consejo Democrático Sirio y la Administración Autónoma Democrática están debatiendo en foros internacionales.

El Comandante en Jefe de las Fuerzas Democráticas Sirias, Mazloum Abdi, escribió un tweet en Twitter con motivo del Año Nuevo 2021, en el que decía: “Afrin está en la parte superior de nuestra lista de prioridades y en nuestro trabajo con la comunidad internacional, el regreso de Afrin a sus habitantes originales y la partida de extraños es nuestro título de trabajo.  La guerra que se perpetra casi a diario en Afrin".

La política de Rusia no ha cambiado

La política seguida por Rusia y el gobierno de Damasco fue clara durante la ocupación turca de Afrin, y la misma política se repite hoy después de la ocupación turca de otras áreas del norte y este de Siria, y esto es evidente en los ataques a Ain Issa, Tal Tamr y Zerkan.

Rusia abre el camino para que Turquía lance ataques y ocupe otras áreas de la región, especialmente la de la autopista M4.

La vicepresidencia de la Administración Autónoma del Norte y Este de Siria, Badran Jia Kurd, dijo en un comunicado anterior a nuestra agencia, que "Rusia se está beneficiando de la hostilidad y los ataques de la ocupación turca en la región, ya que busca de una forma u otra extender el control del gobierno de Damasco sobre el resto de los territorios sirios".

Jia Kurd agregó: "Rusia busca intimidarnos, socavando así nuestra voluntad y expulsando a las Fuerzas Democráticas Sirias de la región. Está constantemente practicando estas provocaciones, con el objetivo de controlar nuestras áreas".

Jia Kurd enfatizó que "Rusia fue directamente responsable de la ocupación de Afrin".

ANHA


Otras noticias